Logo
Imprimir esta página

Las ventajas de la Responsabilidad Social Corporativa para mi empresa

consultoria-empresa-RSCLas acciones de Responsabilidad Social Corporativa  o RSC, son una interesante posibilidad a la hora de fomentar nuestro éxito empresarial.

Actualmente, la competencia es máxima y la calidad alcanzada por la mayoría de las empresas es muy alta, por lo que esta responsabilidad social se perfila como una forma de valor añadido y de diferenciación; que en muchos casos dará importantes beneficios a las compañías. Esta mayor o menor simpatía por la enseña es, en muchos casos, la que conlleva la decisión de compra.

La RSC es la forma de conducción de negocio a la que se están adaptando cada vez más las empresas y que está caracterizada por tener en cuenta los impactos que sus actividades generan sobre sus públicos de influencia como los clientes, accionistas o empleados; además de los territorios en los que se establecen sus operaciones, tanto medioambiente como la afectación sobre la sociedad en general.

El concepto de Responsabilidad Social Corporativa parte inicialmente del cumplimiento obligatorio de toda la legislación nacional e internacional acerca de los ámbitos laborales, medioambientales y de Derechos Humanos.
En segundo lugar, muchas empresas deciden además realizar acciones voluntarias que mejoran su imagen y rendimiento, repercutiendo en mejoras de la calidad de vida de sus empleados, clientes y de la sociedad en conjunto.

Estas acciones generan que las expectativas  y la imagen que la sociedad tiene sobre las empresas ya no se basen únicamente en un buen ejercicio de negocio que puedan realizar, sino que además se les pide un compromiso social de buenas prácticas.

Los clientes, al ver cumplidas estas expectativas en determinadas empresas, inclinan su balanza de indecisión hacia el  lado de la empresa que cumple con esos parámetros.

La confianza generada a través de la RSC ya no es sólo característica de las grandes empresas y multinacionales, sino que está llegando a las PYMES con efectos instantáneos.

Hay que tener en cuenta, que los efectos de estas acciones no son sólo un aumento de clientes, sino que además la productividad se aumenta exponencialmente si llevamos a cabo unas prácticas de cuidado de los trabajadores junto con otras acciones de eficiencia empresarial.

Algunas de los ejemplos de acciones de responsabilidad social que repercutirán sin duda en un buen funcionamiento y posicionamiento en el mercado de cualquier empresa serán: las acciones solidarias, la utilización de energías renovables, el reciclaje de los residuos, el respeto del medio ambiente, el apoyo al voluntariado, las ayudas a la conciliación laboral y familiar, procurar la distribución equitativa de la riqueza generada, el mantenimiento de ética de empresa o la lucha contra la corrupción; entre muchas otras posibilidades.

Las compañías son cada vez más conscientes de que su papel en la sociedad no se limita ya a proveer empleo y riqueza, sino que además deben fomentar activamente el desarrollo de las zonas donde se encuentren.

Las empresas deben tener presente que ayudando a la sociedad, se ayudan a sí mismas. Es por ello que, la filantropía ha dejado de ser competencia exclusiva de las fundaciones que se dedican a ello y ha pasado a integrarse en las actividades diarias de la empresa.

A día de hoy, no existe ningún parámetro oficial y exclusivo bajo el que medir la Responsabilidad Social Corporativa de las empresas y su impacto en los stakeholders.

Sin embargo, el mejor medidor posible es el de la eficacia que tiene adoptar esta actitud a nivel empresarial. La confianza depositada por parte del público y el aumento de productividad darán sobrada prueba de su valor como herramienta de venta.

Artículos relacionados (por etiqueta)

Agencia de Comunicación: iusComunicacion de Grupoius Consultora Empresas - Franquicias ©2014